7. El año ciento sesenta y nueve, siendo rey Demetrio, nosotros los judíos les escribimos en el peor momento de las pruebas que estábamos soportando en esos años. Y les decíamos: «Jasón y sus partidarios han traicionado la causa de la Tierra Santa y del Reino,

7




“As almas! As almas! Se alguém soubesse o preço que custam”. São Padre Pio de Pietrelcina