Encontrados 365 resultados para: Agua

  • y muchas veces lo tira al fuego y al agua para matarlo. Si puedes hacer algo, apiádate de nosotros y ayúdanos". (Marcos 9, 22)

  • "El que os dé de beber un vaso de agua por ser del mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa". (Marcos 9, 41)

  • Mandó entonces a dos de sus discípulos y les dijo: "Id a la ciudad, y os encontraréis con un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo (Marcos 14, 13)

  • Juan declaró públicamente: "Yo os bautizo con agua, pero ya viene el que es más fuerte que yo, y a quien no soy digno de desatar la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y con fuego. (Lucas 3, 16)

  • Y, volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: "¿Ves a esta mujer? Yo entré en tu casa y no me diste agua para los pies; ella, en cambio, ha bañado mis pies con sus lágrimas y los ha enjugado con sus cabellos. (Lucas 7, 44)

  • Entonces les dijo: "¿Dónde está vuestra fe?". Llenos de miedo y de admiración, se decían: "¿Quién es éste, que manda incluso a los vientos y al agua y le obedecen?". (Lucas 8, 25)

  • Y gritó: Padre Abrahán, ten compasión de mí y envía a Lázaro para que moje en agua la yema de su dedo y refresque mi lengua, porque me atormentan estas llamas. (Lucas 16, 24)

  • Él les dijo: "Al entrar en la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo hasta la casa donde entre, (Lucas 22, 10)

  • Juan respondió: "Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está uno que no conocéis; (Juan 1, 26)

  • Yo no lo conocía; pero si yo he venido a bautizar con agua es para que él se dé a conocer a Israel". (Juan 1, 31)

  • Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Sobre el que veas descender y posarse el Espíritu, ése es el que bautiza en el Espíritu Santo. (Juan 1, 33)

  • Jesús les dijo: "Llenad de agua las tinajas". Y las llenaron hasta arriba. (Juan 2, 7)


“Não nos preocupemos quando Deus põe à prova a nossa fidelidade. Confiemo-nos à Sua vontade; é o que podemos fazer. Deus nos libertará, consolará e enorajará.” São Padre Pio de Pietrelcina