Encontrados 35 resultados para: Satanás

  • Satanás se levantó contra Israel e incitó a David a hacer el censo de Israel. (1 Crónicas 21, 1)




  • Jesús le dijo: «Aléjate, Satanás, porque dice la Escritura: Adorarás al Señor tu Dios, y a El solo servirás.» (Evangelio según San Mateo 4, 10)

  • Si Satanás expulsa a Satanás, está dividido; ¿cómo podrá mantenerse su reino? (Evangelio según San Mateo 12, 26)

  • Pero Jesús se volvió y le dijo: «¡Pasa detrás de mí, Satanás! Tú me harías tropezar. Tus ambiciones no son las de Dios, sino las de los hombres.» (Evangelio según San Mateo 16, 23)

  • Estuvo cuarenta días en el desierto y fue tentado por Satanás. Vivía entre los animales salvajes y los ángeles le servían. (Evangelio según San Marcos 1, 13)

  • «¿Cómo puede Satanás echar a Satanás? Si una nación está con luchas internas, esa nación no podrá mantenerse en pie. (Evangelio según San Marcos 3, 24)

  • De igual modo, si Satanás lucha contra sí mismo y está dividido, no puede subsistir, y pronto llegará su fin. (Evangelio según San Marcos 3, 26)




  • Los que están a lo largo del camino cuando se siembra, son aquellos que escuchan la Palabra, pero en cuanto la reciben, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. (Evangelio según San Marcos 4, 15)

  • Pero Jesús, dándose la vuelta, vio muy cerca a sus discípulos. Entonces reprendió a Pedro y le dijo: «¡Pasa detrás de mí, Satanás! Tus ambiciones no son las de Dios, sino de los hombres.» (Evangelio según San Marcos 8, 33)

  • Jesús les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. (Evangelio según San Lucas 10, 18)

  • Si Satanás también está dividido, ¿podrá mantenerse su reino? ¿Cómo se les ocurre decir que yo echo a los demonios invocando a Belzebú? (Evangelio según San Lucas 11, 18)

  • Esta es hija de Abraham, y Satanás la mantenía atada desde hace dieciocho años; ¿no se la debía desatar precisamente en día sábado?» (Evangelio según San Lucas 13, 16)




“Não se aflija a ponto de perder a paz interior. Reze com perseverança, com confiança, com calma e serenidade.” São Padre Pio de Pietrelcina