Encontrados 209 resultados para: Hablar

  • Así terminó Dios de hablar con Abrahán y se alejó. (Génesis 17, 22)

  • Abrahán volvió a hablar: «Sé que a lo mejor es un atrevimiento hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza, (Génesis 18, 27)

  • Abrahán insistió: «Sé que es una osadía por mi parte hablar así a mi Señor; pero, ¿y si se encuentran allí solamente veinte justos?» Yavé contestó: «No destruiré el lugar, en atención a esos veinte.» (Génesis 18, 31)

  • Cuando Yavé terminó de hablar con Abrahán se fue, mientras Abrahán volvió a su casa. (Génesis 18, 33)

  • Por aquel tiempo, Abimelec fue con Ficol, general de sus tropas, a hablar a Abrahán, y le dijo: «Dios está contigo en todo cuanto emprendes. (Génesis 21, 22)

  • «Así han de hablar a Esaú cuando lo encuentren». Y también le dirán: «Tu siervo Jacob ya viene detrás de nosotros.» Pues Jacob pensaba: «Lo aplacaré con los regalos que le envío delante, y cuando después me encuentre frente a él, quizá me reciba sin enojo.» (Génesis 32, 21)

  • Hamor, padre de Siquem, vino a hablar con Jacob. (Génesis 34, 6)

  • Moisés dijo a Yavé: «Mira, Señor, que yo nunca he tenido facilidad para hablar, y no me ha ido mejor desde que hablas a tu servidor: mi boca y mi lengua no me obedecen.» (Exodo 4, 10)

  • Anda ya, que yo estaré en tu boca y te enseñaré lo que has de hablar.» (Exodo 4, 13)

  • Yavé habló a Moisés: «Ve a hablar a Faraón, rey de Egipto, (Exodo 6, 10)

  • A lo cual respondió Moisés: «¿Cómo me escuchará Faraón, siendo yo tan malo para hablar?» (Exodo 6, 30)

  • Cuando Dios terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas del Testimonio, escritas por el dedo de Dios. (Exodo 31, 18)


“O demônio é forte com quem o teme, mas é fraco com quem o despreza.” São Padre Pio de Pietrelcina