1. El año 172, el rey Demetrio reunió un ejército y fue a Media a procurarse ayuda para luchar contra Trifón.

2. Pero cuando Arsaces, rey de Persia y de Media supo que Demetrio había entrado en su territorio, mandó a uno de sus generales a capturarlo vivo.

3. El general fue, derrotó al ejército de Demetrio, capturó a éste y lo condujo a Arsaces, quien lo encarceló.

4. Mientras vivió Simón, la región tuvo paz. Buscó el bienestar de su país, agradó al pueblo su gobierno y gozó de su poder mientras vivió.

5. Entre tantos títulos de gloria, tomó a Jafa y la hizo puerto, abriendo camino a las islas del mar.

6. Extendió las fronteras de su propio país y fue señor de su nación.

7. Liberó a muchos prisioneros, conquistó Guézer, Bet Sur y la ciudadela, desterrando toda impureza, y nadie hubo capaz de resistirle.

8. Los habitantes cultivaban en paz sus propias tierras, la tierra producía sus cosechas y los árboles del campo daban frutos.

9. Los ancianos reposaban en las plazas, todos se interesaban por la prosperidad, los jóvenes vestían vistosos trajes de guerra.

10. Abasteció a las ciudades de alimento, las dotó de defensas convenientes y su nombre fue glorioso hasta el fin del mundo.

11. En el país restableció la paz e Israel saltó de gozo.

12. Cada cual se sentaba a la sombra de su vid y de su higuera, y nadie le inquietaba.

13. Desaparecieron del país sus enemigos, y los reyes eran derrotados.

14. Dio fuerza a los humildes de su pueblo, dispersó a los malvados y perversos, fue observante de la ley.

15. Devolvió al templo su esplendor antiguo, y los vasos sagrados aumentaron.

16. Cuando llegó a Roma y a Esparta la noticia de la muerte de Jonatán, se afligieron profundamente.

17. Pero al oír que su hermano Simón le había sucedido como sumo sacerdote y que mandaba en el país y en sus ciudades,

18. le escribieron en tablas de bronce para renovar el tratado de amistad concertado con sus hermanos Judas y Jonatán.

19. Las cartas fueron leídas en Jerusalén ante toda la asamblea.

20. Ésta es la copia de la que enviaron los espartanos: "Los magistrados y el pueblo de Esparta a Simón, sumo sacerdote, a los ancianos, a los sacerdotes y a todo el pueblo de los judíos, sus hermanos, salud.

21. Los emisarios que habéis mandado a nuestro pueblo nos han informado de vuestra gloria y felicidad. Nos ha llenado de gozo su venida,

22. y hemos registrado sus declaraciones en los actos públicos de este modo: Numenio, hijo de Antíoco, y Antípatro, hijo de Jasón, embajadores de los judíos, han venido para renovar la amistad con nosotros.

23. Ha sido un placer para el pueblo recibirlos con grandes honores y depositar en los archivos públicos una copia de sus discursos para recuerdo del pueblo espartano. Hemos hecho una copia para el sumo sacerdote Simón".

24. Después de esto, Simón envió a Numenio a Roma con un gran escudo de oro que pesaba cuatrocientos cuarenta kilos de oro, para renovar el pacto con los romanos.

25. Cuando e pueblo conoció estos hechos, dijo: "¿Qué recompensa daremos a Simón y a sus hijos?.

26. Pues tanto él como sus hijos y la casa de sus padres han demostrado valentía, han luchado contra los enemigos de Israel y nos han devuelto la libertad". Grabaron una inscripción en placas de bronce y las colgaron en columnas en el monte Sión.

27. Copia del texto: "El 18 de elul del año 172, tercero de Simón, sumo sacerdote, en Asaramel,

28. en la gran asamblea de sacerdotes del pueblo, de los jefes de la nación y de los ancianos del pueblo, se comunicó lo siguiente:

29. En las frecuentes batallas libradas en nuestro país, Simón, hijo de Matatías, de la familia de Yoarib, y sus hermanos, han expuesto con peligro sus vidas y han resistido a los enemigos de su nación para salvar el templo y la ley, conquistando gloria imperecedera para su nación.

30. Jonatán realizó la unidad de su nación, llegó a ser sumo sacerdote y fue luego a reunirse con los suyos.

31. Los enemigos de los judíos quisieron entonces invadir su país para devastarlo y poner las manos en su templo.

32. Entonces surgió Simón para luchar por su pueblo. Se desprendió de muchas de sus propias riquezas procurando armas y pagas a las milicias de su nación.

33. Fortificó las ciudades de Judea y de Bet Sur, villa fronteriza de Judea, donde antes se encontraban las fuerzas enemigas, y destacó allí una guarnición judía.

34. Fortificó también a Jafa, junto al mar, y a Guézer, en los límites de Asdod, habitada antes por enemigos, y estableció allí colonos judíos, dotándolos de cuanto era necesario.

35. El pueblo comprobó la lealtad de Simón y la gloria que pretendía conseguir para su nación. Lo nombró su caudillo y sumo sacerdote precisamente por los servicios prestados, por la justicia y la lealtad demostradas a su nación, buscando por todos los medios la elevación de su pueblo.

36. A sus órdenes los judíos consiguieron expulsar a los paganos de los territorios ocupados, especialmente de la ciudad de David, Jerusalén, donde habían construido una ciudadela, de la que salían profanando los aledaños del templo e infligiendo graves ofensas a su santidad.

37. Destacó en ella soldados judíos, la fortificó para seguridad de la nación y de la ciudad y levantó las murallas de Jerusalén.

38. El rey Demetrio, por esto, le confirmó en el sumo sacerdocio,

39. le nombró uno de sus amigos y le prodigó honores,

40. pues sabía que los romanos llamaban a los judíos amigos, aliados y hermanos, y habían recibido con honores a los emisarios de Simón;

41. que los judíos y los sacerdotes a una habían resuelto que Simón fuera su caudillo y sumo sacerdote hasta la aparición de un profeta acreditado;

42. que fuera su general, que se preocupara del templo, de la administración de la nación, de los armamentos y de las fortificaciones;

43. que administrara el templo, que se hiciera obedecer por todos, que todos los documentos de la nación fueran realizados en su nombre y que vistiera la púrpura y llevara ornamentos de oro.

44. No será permitido a ninguno del pueblo y de los sacerdotes rechazar ninguno de estos puntos, ni contradecir las órdenes que dé, ni reunirse en la nación sin su consentimiento, ni vestir la púrpura o llevar el broche de oro.

45. Todo el que obre contra estas decisiones o viole alguna de ellas será castigado".

46. El pueblo aprobó conferir a Simón el derecho de obrar según estas disposiciones.

47. Simón aceptó y consintió ejercer el sumo sacerdocio, ser caudillo y jefe de los judíos y de los sacerdotes y ser cabeza de todos.

48. Decidieron que este escrito fuera grabado en placas de bronce, que deberían colocarse en un lugar visible del templo,

49. y que se depositaran copias en el tesoro del templo para que estuvieran a disposición de Simón y de sus hijos.



Livros sugeridos


“Deus ama quem segue o caminho da virtude.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.