1. Si ves el buey o la oveja de tu prójimo que se han extraviado, no te desentiendas de ellos; llévaselos a tu hermano.

2. Si tu hermano no es de tu ciudad ni lo conoces, encierra el animal en tu casa y tenlo allí hasta que tu hermano venga a buscarlo, y entonces se lo entregarás.

3. Lo mismo harás con su asno, con su manto y con todo objeto perdido por tu hermano que tú encuentres. No debes desentenderte de ellos.

4. Si ves el asno de tu hermano o su buey caídos en el camino, no te desentiendas; ayúdale a levantarlos.

5. La mujer no llevará vestidos de hombre y el hombre no llevará vestidos de mujer, pues son cosas aborrecibles a los ojos del Señor, tu Dios.

6. Si, de camino, encuentras en un árbol o en el suelo un nido de pájaros con pollos o con huevos y la madre echada sobre ellos, no tomes a la madre con los pollos;

7. deja volar a la madre y quédate sólo con los pollos. Así te irá bien y tendrás una vida larga.

8. Cuando construyas una casa, pondrás una baranda alrededor de la azotea. Así tu casa no será responsable de sangre si alguien se cae de ella.

9. No siembres en tu viña más de una clase de simiente, no sea que todo sea declarado sagrado, lo que sembraste y la cosecha de la viña.

10. No ares con un buey y un asno uncidos juntos.

11. No lleves vestido tejido con un hilo de lana y otro de lino.

12. Te harás borlas para las cuatro puntas del manto con que te cubras.

13. Si un hombre se casa con una mujer y, después de cohabitar con ella, le pierde el cariño,

14. le imputa falsos delitos y la difama diciendo: Me casé con esta mujer, pero cuando me uní a ella no la encontré virgen,

15. los padres de la joven tomarán las pruebas de la virginidad y las presentarán a los ancianos en las puertas de la ciudad.

16. El padre de la joven dirá a los ancianos: Yo había dado a mi hija por mujer a este hombre, que la ha aborrecido

17. tanto que le hace acusaciones deshonrosas, diciendo: No he encontrado virgen a tu hija. Pero ahí están las pruebas de la virginidad. Y extenderá la sábana ante los ancianos de la ciudad.

18. Entonces los ancianos tomarán al hombre y lo castigarán,

19. condenándolo a pagar cien monedas de plata como reparación al padre de la joven, puesto que este hombre ha difamado a una virgen de Israel. Ella continuará siendo su mujer, y no podrá divorciarse de ella en toda su vida.

20. Pero si la acusación es verdadera y no se han encontrado en la joven las pruebas de la virginidad,

21. la sacarán fuera de la casa de su padre y toda la ciudad la matará a pedradas, por haber cometido una acción infame en Israel prostituyendo la casa de su padre. Así extirparás la maldad de en medio de ti.

22. Si un hombre es sorprendido acostado con una mujer casada, los dos serán condenados a muerte. Así extirparás la maldad de en medio de ti.

23. Si uno encuentra en la ciudad a una joven virgen prometida de otro y se acuesta con ella,

24. los dos serán sacados a las puertas de la ciudad y matados a pedradas: la joven por no haber pedido socorro estando en la ciudad, y el hombre por haber deshonrado a la mujer de su prójimo.

25. Pero si fue en el campo donde el hombre la encontró, acostándose con ella, morirá solamente el hombre;

26. a la mujer no le harás nada, pues no ha cometido culpa que merezca la muerte. Es un caso semejante al del hombre que se lanza sobre otro y le mata.

27. Al ser sorprendida en el campo, la joven pudo pedir socorro, pero no había nadie que pudiera ir en su auxilio.

28. Si un hombre encuentra a una joven virgen y sin compromiso de matrimonio, y la obliga a acostarse con él y son sorprendidos,

29. el hombre debe pagar al padre de la joven cincuenta monedas de plata, se casará con ella por haberla deshonrado y no podrá divorciarse de ella en toda su vida.



Livros sugeridos


“Que o Espírito Santo guie a sua inteligência, faça-o descobrir a verdade escondida na Sagrada Escritura e inflame a sua vontade para praticá-la.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.