1. Si en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar en posesión se encuentra un muerto tirado en el campo sin que se sepa quién lo mató,

2. irán los ancianos y los jueces y medirán las distancias entre la víctima y las ciudades de alrededor

3. para localizar la más cercana. Entonces los ancianos de esta ciudad tomarán una becerra que no haya trabajado todavía ni haya sido uncida al yugo,

4. la llevarán junto a un arroyo que siempre lleve agua, un lugar que nunca haya sido labrado ni sembrado, y allí la degollarán.

5. Intervendrán después los sacerdotes levitas, ya que a ellos los eligió el Señor, tu Dios, para que le sirvan y bendigan en su nombre, y suya es también la decisión en caso de litigios y lesiones.

6. Y todos los ancianos de la ciudad más cercana a la víctima lavarán sus manos sobre la becerra degollada en el valle,

7. y dirán en alta voz: Nuestras manos no han derramado esta sangre ni lo han visto nuestros ojos.

8. Oh, Señor, perdona a tu pueblo Israel, al que rescataste, y no permitas que en medio de Israel, tu pueblo, se derrame sangre inocente; así se verán libres de la venganza de la sangre.

9. Así también terminarás con el derramamiento de sangre inocente, haciendo lo que es recto a los ojos del Señor.

10. Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, y el Señor, tu Dios, los haya entregado en tus manos y tú los hayas hecho prisioneros,

11. si entre ellos ves una mujer hermosa y te enamoras de ella, podrás casarte con ella

12. y llevarla a tu casa. Se rapará la cabeza, se cortará las uñas,

13. se quitará el vestido que llevaba cuando fue hecha prisionera, se quedará en tu casa y llorará a sus padres durante un mes; luego podrás acercarte a ella; tú serás su marido y ella tu mujer.

14. Si deja de gustarte, le darás la libertad, sin venderla por dinero ni maltratarla, ya que la has poseído.

15. Si un hombre tiene dos mujeres y quiere a una y a la otra no, si las dos le dan hijos y el primogénito es de la que no quiere,

16. el día que reparta los bienes a sus hijos no podrá tratar como primogénito al hijo de la mujer que quiere con detrimento del hijo de la que no quiere, que es el verdadero primogénito,

17. sino que reconocerá como primogénito al hijo de la que no quiere, asignándole dos partes, porque este hijo es las primicias de su virilidad y suyo es el derecho de primogenitura.

18. Si uno tiene un hijo indócil y rebelde, que no obedece a sus padres ni a fuerza de castigos,

19. los padres lo llevarán a los ancianos a las puertas de la ciudad

20. y les dirán: Este hijo nuestro es indócil y rebelde, no nos hace caso; es un libertino y un borracho.

21. Entonces todos sus conciudadanos lo matarán a pedradas. Así extirparás la maldad de en medio de ti, y todo Israel, al saberlo, cobrará miedo.

22. Si un condenado a muerte es ejecutado colgándolo de un árbol

23. su cadáver no podrá quedar allí durante la noche, sino que lo enterrarás el mismo día, pues el que muere colgado de un árbol es maldito de Dios, y tú no debes manchar la tierra que el Señor, tu Dios, te da en heredad.



Livros sugeridos


“A sua função é tirar e transportar as pedras, e arrancar os espinhos. Jesus é quem semeia, planta, cultiva e rega. Mas seu trabalho também é obra de Jesus. Sem Ele você nada pode fazer.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.