1. De acuerdo con todo esto, nosotros tomamos un firme compromiso por escrito. En el documento sellado figuran nuestros jefes, nuestros levitas y nuestros sacerdotes...

2. En el documento sellado figuraban: Nehemías, hijo de Jakalías, y Sedecías.

3. Seraías, Azarías, Jeremías,

4. Pasjur, Amarías, Malkías,

5. Jattús, Sebanías, Malluk,

6. Jarim, Meremot, Abdías,

7. Daniel, Guinnetón, Baruc,

8. Mesullam, Abías, Miyyamín,

9. Maazías, Bilgay, Semaías: estos son los sacerdotes.

10. Luego los levitas: Josué, hijo de Azanías, Binnuy, de los hijos de Jenadad, Cadmiel

11. y sus hermanos Sekanías, Hodavías, Quelitá, Pelaías, Janán,

12. Miká, Rejob, Jasabías,

13. Zakkur, Serebías, Sebanías,

14. Hodiyías, Baní, Quenaní.

15. Los jefes del pueblo: Parós, Pajat Moab, Elam, Zattú, Baní,

16. Bunní, Azgad, Bebay,

17. Adonías, Bigvay, Adín,

18. Ater, Ezequías, Azzur,

19. Hodiyías, Jatum, Besay,

20. Jarif, Anatot, Nobay,

21. Magpiás, Mesullam, Jezir,

22. Mesezabel, Sadoq, Yaddúa,

23. Pelatías, Janán, Hanaías,

24. Oseas, Jananías, Jassub,

25. Hallojés, Piljá, Sobeq,

26. Rejum, Jasabná, Maaseías,

27. Ajías, Janán, Anán,

28. Malluk, Jarim, Baaná.

29. y el resto del pueblo, los sacerdotes y los levitas los porteros, los cantores, los donados y todos los separados de las gentes del país para seguir la Ley de Dios, sus mujeres, sus hijos y sus hijas, cuantos tienen uso de razón,

30. se adhieren a sus hermanos y a los nobles y se comprometen por imprecación y juramento a caminar en la Ley de Dios, que fue dada por mano de Moisés, siervo de Dios, y a guardar y practicar todos los mandamientos de Yahveh nuestro Señor, sus normas y sus leyes.

31. A no dar nuestras hijas a las gentes del país ni tomar sus hijas para nuestros hijos.

32. Si las gentes del país traen, en día de sábado, mercancías o cualquier otra clase de comestibles para vender, nada les compraremos en día de sábado ni en día sagrado. En el año séptimo abandonaremos el producto de la tierra y todas las deudas.

33. Nos imponemos como obligación: Dar un tercio de siclo al año para el servicio de la Casa de nuestro Dios:

34. para el pan que se presenta, para la oblación perpetua y el holocausto perpetuo, para los sacrificios de los sábados, de los novilunios, de las solemnidades, para los alimentos sagrados, para los sacrificios por el pecado como expiación por Israel y para toda la obra de la Casa de nuestro Dios;

35. Hemos echado a suertes - sacerdotes, levitas y pueblo - la ofrenda de la leña que ha de traer a la Casa de nuestro Dios cada familia en su turno, a sus tiempos, cada año, para quemarla sobre el altar de Yahveh nuestro Dios con arreglo a lo escrito en la Ley.

36. y traer cada año a la Casa de Yahveh las primicias de nuestro suelo y las primicias de los frutos de todos los árboles,

37. y los primogénitos de nuestros hijos y de nuestro ganado, conforme a lo escrito en la Ley - los primeros nacidos de nuestro ganado mayor y menor, que se traen a la Casa de nuestro Dios son para los sacerdotes que ejercen el ministerio en la casa de nuestro Dios -.

38. Lo mejor de nuestras moliendas, de los frutos de todo árbol, del vino y del aceite, se lo traeremos a los sacerdotes, a los aposentos de la Casa de nuestro Dios; y el diezmo de nuestro suelo a los levitas, y ellos mismos cobrarán el diezmo en todas las ciudades de nuestra labranza;

39. un sacerdote, hijo de Aarón, irá con los levitas cuando éstos cobren el diezmo; los levitas subirán el diezmo del diezmo a la Casa de nuestro Dios a los aposentos de la casa del tesoro;

40. pues a estos aposentos traen los israelitas y los levitas la ofrenda reservada de trigo, vino y aceite; allí se encuentran también los utensilios del santuario, de los sacerdotes que están de servicio y de los porteros y cantores. No abandonaremos más la Casa de nuestro Dios.



Livros sugeridos


"Tente percorrer com toda a simplicidade o caminho de Nosso Senhor e não se aflija inutilmente.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.