1. En cuanto a la colecta en favor de los santos, haced también vosotros tal como mandé a las Iglesias de Galacia.

2. Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros reserve en su casa lo que haya podido ahorrar, de modo que no se hagan las colectas cuando llegue yo.

3. Cuando me halle ahí, enviaré a los que hayáis considerado dignos, acompañados de cartas, para que lleven a Jerusalén vuestra liberalidad.

4. Y si vale la pena de que vaya también yo, irán conmigo.

5. Iré donde vosotros después de haber atravesado Macedonia; pues por Macedonia pasaré.

6. Tal vez me detenga entre vosotros y hasta pase ahí el invierno, para que vosotros me encaminéis adonde haya de ir.

7. Pues no quiero ahora veros sólo de paso: espero estar algún tiempo entre vosotros, si así lo permite el Señor.

8. De todos modos, seguiré en Efeso hasta Pentecostés:

9. porque se me ha abierto una puerta grande y prometedora, y los enemigos son muchos.

10. Si se presenta Timoteo, procurad que esté sin temor entre vosotros, pues trabaja como yo en la obra del Señor.

11. Que nadie le menosprecie. Procurad que vuelva en paz a mí, que le espero con los hermanos.

12. En cuanto a nuestro hermano Apolo, le he insistido mucho para que vaya donde vosotros con los hermanos; pero no tiene intención alguna de ir ahora. Irá cuando tenga oportunidad.

13. Velad, manteneos firmes en la fe, sed hombres, sed fuertes.

14. Haced todo con amor.

15. Os hago una recomendación, hermanos. Sabéis que la familia de Estéfanas son las primicias de Acaya y se han puesto al servicio de los santos.

16. También vosotros mostraos sumisos a ellos y a todo aquel que con ellos trabaja y se afana.

17. Estoy lleno de alegría por la visita de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, que han suplido vuestra ausencia.

18. Ellos han tranquilizado mi espíritu y el vuestro. Sabed apreciar a estos hombres.

19. Las Iglesias de Asia os saludan. Os envían muchos saludos Aquila y Prisca en el Señor, junto con la Iglesia que se reúne en su casa.

20. Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con el beso santo.

21. El saludo va de mi mano, Pablo.

22. El que no quiera al Señor, ¡sea anatema! «Maran atha.»

23. ¡Que la gracia del Señor Jesús sea con vosotros!

24. Os amo a todos en Cristo Jesús.



Livros sugeridos


“Há alegrias tão sublimes e dores tão profundas que não se consegue exprimir com palavras. O silêncio é o último recurso da alma, quando ela está inefavelmente feliz ou extremamente oprimida!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.