1. Sed, pues, imitadores de Dios, como hijos queridos,

2. y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave aroma.

3. La fornicación, y toda impureza o codicia, ni siquiera se mencione entre vosotros, como conviene a los santos.

4. Lo mismo de la grosería, las necedades o las chocarrerías, cosas que no están bien; sino más bien, acciones de gracias.

5. Porque tened entendido que ningún fornicario o impuro o codicioso - que es ser idólatra - participará en la herencia del Reino de Cristo y de Dios.

6. Que nadie os engañe con vanas razones, pues por eso viene le cólera de Dios sobre los rebeldes.

7. No tengáis parte con ellos.

8. Porque en otro tiempo fuisteis tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz;

9. pues el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.

10. Examinad qué es lo que agrada al Señor,

11. y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, antes bien, denunciadlas.

12. Cierto que ya sólo el mencionar las cosas que hacen ocultamente da vergüenza;

13. pero, al ser denunciadas, se manifiestan a la luz.

14. Pues todo lo que queda manifiesto es luz. Por eso se dice: Despierta tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te iluminará Cristo.

15. Así pues, mirad atentamente cómo vivís; que no sea como imprudentes, sino como prudentes;

16. aprovechando bien el tiempo presente, porque los días son malos.

17. Por tanto, no seáis insensatos, sino comprended cuál es la voluntad de Señor.

18. No os embriaguéis con vino, que es causa de libertinaje; llenaos más bien del Espíritu.

19. Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y salmodiad en vuestro corazón al Señor,

20. dando gracias continuamente y por todo a Dios Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo.

21. Sed sumisos los unos a los otros en el temor de Cristo.

22. Las mujeres a sus maridos, como al Señor,

23. porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es Cabeza de la Iglesia, el salvador del Cuerpo.

24. Así como la Iglesia está sumisa a Cristo, así también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo.

25. Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella,

26. para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra,

27. y presentársela resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada.

28. Así deben amar los maridos a sus mujeres como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer se ama a sí mismo.

29. Porque nadie aborreció jamás su propia carne; antes bien, la alimenta y la cuida con cariño, lo mismo que Cristo a la Iglesia,

30. pues somos miembros de su Cuerpo.

31. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne.

32. Gran misterio es éste, lo digo respecto a Cristo y la Iglesia.

33. En todo caso, en cuanto a vosotros, que cada uno ame a su mujer como a sí mismo; y la mujer, que respete al marido.



Livros sugeridos


“Quanto maiores forem os dons, maior deve ser sua humildade, lembrando de que tudo lhe foi dado como empréstimo.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.