1. Os exhorto, pues, yo, preso por el Señor, a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados,

2. con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor,

3. poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz.

4. Un solo Cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados.

5. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,

6. un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.

7. A cada uno de nosotros le ha sido concedido el favor divino a la medida de los dones de Cristo.

8. Por eso dice: Subiendo a la altura, llevó cautivos y dio dones a los hombres.

9. ¿Qué quiere decir «subió» sino que también bajó a las regiones inferiores de la tierra?

10. Este que bajó es el mismo que subió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.

11. El mismo «dio» a unos el ser apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelizadores; a otros, pastores y maestros,

12. para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo,

13. hasta que llegemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo.

14. Para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce engañosamente al error,

15. antes bien, siendo sinceros en el amor, crezcamos en todo hasta Aquel que es la Cabeza, Cristo,

16. de quien todo el Cuerpo recibe trabazón y cohesión por medio de toda clase de junturas que llevan la nutrición según la actividad propia de cada una de las partes, realizando así el crecimiento del cuerpo para su edificación en el amor.

17. Os digo, pues, esto y os conjuro en el Señor, que no viváis ya como viven los gentiles, según la vaciedad de su mente,

18. sumergido su pensamiento en las tinieblas y excluidos de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su cabeza

19. los cuales, habiendo perdido el sentido moral, se entregaron al libertinaje, hasta practicar con desenfreno toda suerte de impurezas.

20. Pero no es éste el Cristo que vosotros habéis aprendido,

21. si es que habéis oído hablar de él y en él habéis sido enseñados conforme a la verdad de Jesús

22. a despojaros, en cuanto a vuestra vida anterior, del hombre viejo que se corrompe siguiendo la seducción de las concupiscencias,

23. a renovar el espíritu de vuestra mente,

24. y a revestiros del Hombre Nuevo, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad.

25. Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros.

26. Si os airáis, no pequéis; no se ponga el sol mientras estéis airados,

27. ni deis ocasión al Diablo.

28. El que robaba, que ya no robe, sino que trabaje con sus manos, haciendo algo útil para que pueda hacer partícipe al que se halle en necesidad.

29. No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen.

30. No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención.

31. Toda acritud, ira, cólera, gritos, maledicencia y cualquier clase de maldad, desaparezca de entre vosotros.

32. Sed más bien buenos entre vosotros, entrañables, perdonándoos mutuamente como os perdonó Dios en Cristo.



Livros sugeridos


“Que Nossa Mãe do Céu tenha piedade de nós e com um olhar maternal levante-nos, purifique-nos e eleve-nos a Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.