1. Por lo cual yo, Pablo, el prisionero de Cristo por vosotros los gentiles...

2. si es que conocéis la misión de la gracia que Dios me concedió en orden a vosotros:

3. cómo me fue comunicado por una revelación el conocimiento del Misterio, tal como brevemente acabo de exponeros.

4. Según esto, leyéndolo podéis entender mi conocimiento del Misterio de Cristo;

5. Misterio que en generaciones pasadas no fue dado a conocer a los hombres, como ha sido ahora revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu:

6. que los gentiles sois coherederos, miembros del mismo Cuerpo y partícipes de la misma Promesa en Cristo Jesús por medio del Evangelio,

7. del cual he llegado a ser ministro, conforme al don de la gracia de Dios a mí concedida por la fuerza de su poder.

8. A mí, el menor de todos los santos, me fue concedida esta gracia: la de anunciar a los gentiles la inescrutable riqueza de Cristo,

9. y esclarecer cómo se ha dispensado el Misterio escondido desde siglos en Dios, Creador de todas las cosas,

10. para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principados y a las Potestades en los cielos, mediante la Iglesia,

11. conforme al previo designio eterno que realizó en Cristo Jesús, Señor nuestro,

12. quien, mediante la fe en él, nos da valor para llegarnos confiadamente a Dios.

13. Por lo cual os ruego no os desaniméis a causa de las tribulaciones que por vosotros padezco, pues ellas son vuestra gloria.

14. Por eso doblo mis rodillas ante el Padre,

15. de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra,

16. para que os conceda, según la riqueza de su gloria, que seáis fortalecidos por la acción de su Espíritu en el hombre interior,

17. que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor,

18. podáis comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad,

19. y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que os vayáis llenando hasta la total Plenitud de Dios.

20. A Aquel que tiene poder para realizar todas las cosas incomparablemente mejor de lo que podemos pedir o pensar, conforme al poder que actúa en nosotros,

21. a él la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones y todos los tiempos. Amén.



Livros sugeridos


“De todos os que vierem pedir meu auxílio, nunca perderei nenhum!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.