1. Yo te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, y en nombre de su Manifestación y de su Reino:

2. proclama la Palabra de Dios, insiste con ocasión o sin ella, arguye, reprende, exhorta, con paciencia incansable y con afán de enseñar.

3. Porque llegará el tiempo en que los hombres no soportarán más la sana doctrina; por el contrario, llevados por sus inclinaciones, se procurarán una multitud de maestros

4. que les halaguen los oídos, y se apartarán de la verdad para escuchar cosas fantasiosas.

5. Tú, en cambio, vigila atentamente, soporta todas las pruebas, realiza tu tarea como predicador del Evangelio, cumple a la perfección tu ministerio.

6. Yo ya estoy a punto de ser derramado como una libación, y el momento de mi partida se aproxima:

7. he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe.

8. Y ya está preparada para mí la corona de justicia, que el Señor, como justo Juez, me dará en ese Día, y no solamente a mí, sino a todos los que hayan aguardado con amor su Manifestación.

9. Ven a verme lo más pronto posible,

10. porque Demas me ha abandonado por amor a este mundo. Él se fue a Tesalónica, Crescente emprendió viaje a Galacia, y Tito, a Dalmacia.

11. Solamente Lucas se ha quedado conmigo. Trae contigo a Marcos, porque me prestará buenos servicios.

12. A Tíquico lo envié a Éfeso.

13. Cuando vengas, tráeme la capa que dejé en Tróade, en la casa de Carpo, y también los libros, sobre todo, los rollos de pergamino.

14. Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho daño: el Señor le pagará conforme a sus obras.

15. Ten cuidado de él, porque se ha opuesto encarnizadamente a nuestra enseñanza.

16. Cuando hice mi primera defensa, nadie me acompañó, sino que todos me abandonaron. ¡Ojalá que no les sea tenido en cuenta!

17. Pero el Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos. Así fui librado de la boca del león.

18. El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su Reino celestial. ¡A él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén.

19. Saludos a Prisca y a Aquila, y a la familia de Onesíforo.

20. Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo lo dejé enfermo en Mileto. Apresúrate a venir antes del invierno.

21. Te saludan Eubulo, Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.

22. El Señor esté contigo. La gracia esté con ustedes.



Livros sugeridos


“É difícil tornar-se santo. Difícil, mas não impossível. A estrada da perfeição é longa, tão longa quanto a vida de cada um. O consolo é o repouso no decorrer do caminho. Mas, apenas restauradas as forças, é necessário levantar-se rapidamente e retomar a viagem!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.