1. Simón, hijo de Onías, fue el Sumo Sacerdoteque durante su vida restauró la Casa y en sus días consolidó el Santuario.

2. Él puso los cimientos de las torres de refuerzo, del alto contrafuerte que rodea al Templo.

3. En sus días fue excavado el depósito de las aguas, un estanque amplio como el mar.

4. Preocupado por preservar a su pueblo de la caída, fortificó la ciudad contra el asedio.

5. ¡Qué glorioso era, rodeado de su pueblo, cuando salía detrás del velo!

6. Como lucero del alba en medio de nubes, como luna en su plenilunio,

7. como sol resplandeciente sobre el Templo del Altísimo, como arco iris que brilla entre nubes de gloria,

8. como rosa en los días de primavera, como lirio junto a un manantial, como brote del Líbano en los días de verano,

9. como fuego e incienso en el incensario, como vaso de oro macizo adornado con toda clase de piedras preciosas,

10. como olivo cargado de frutos, como ciprés que se eleva hasta las nubes.

11. Cuando se ponía la vestidura de fiesta y se revestía de sus espléndidos ornamentos, cuando subía al santo altar, él llenaba de gloria el recinto del Santuario.

12. Cuando recibía las porciones de manos de los sacerdotes -y estaba él mismo de pie, junto al fuego del altar, con una corona de hermanos a su alrededor como retoños de cedro en el Líbano- lo rodeaban como troncos de palmera

13. todos los hijos de Aarón en su esplendor, con la ofrenda del Señor en sus manos, delante de toda la asamblea de Israel.

14. Mientras oficiaba en los altares y disponía la ofrenda para el Altísimo todopoderoso,

15. él extendía la mano sobre la copa, derramaba la libación con la sangre de la uva y la vertía al pie del altar, como perfume agradable al Altísimo, Rey del universo.

16. entonces, los hijos de Aarón prorrumpían en aclamaciones, tocaban sus trompetas de metal batido y hacían oír un sonido imponente, como memorial delante del Altísimo.

17. En seguida, todo el pueblo, unánimemente, caía con el rostro en tierra para adorar a su Señor, el Todopoderoso, el Dios Altísimo.

18. También los cantores entonaban sus alabanzas: en medio del estruendo se oía una dulce melodía.

19. El pueblo suplicaba al Señor Altísimo, dirigía sus plegarias ante el Misericordioso, hasta que terminaba el culto del Señor y se ponía fin a la liturgia.

20. Entonces, él descendía y elevaba las manos sobre toda la asamblea de los israelitas, para dar con sus labios la bendición del Señor y tener el honor de pronunciar su Nombre.

21. Y por segunda vez, el pueblo se postraba para recibir la bendición del Altísimo.

22. Y ahora bendigan al Dios del universo que hace grandes cosas por todas partes, al que nos exaltó desde el seno materno y nos trató según su misericordia.

23. Que él nos dé la alegría del corazón, y conceda la paz en nuestros días, a Israel, por los siglos de los siglos.

24. Que su misericordia permanezca fielmente con nosotros y que nos libre en nuestros días.

25. Hay dos naciones que detesta mi alma, y la tercera, no es una nación:

26. los que habitan en la montaña de Seír, los filisteos, y el pueblo necio que habita en Siquém.

27. Una instrucción de sabiduría y de ciencia es la que dejó grabada en este libro Jesús, hijo de Sirá, hijo de Eleazar, de Jerusalén, que derramó como lluvia la sabiduría de su corazón.

28. ¡Feliz el que vuelve continuamente sobre estas palabras! El que las ponga en su corazón, será sabio.

29. Si las practica, será capaz de afrontarlo todo, porque la luz del Señor marca su huella.



Livros sugeridos


“Como Jesus, preparemo-nos a duas ascensões: uma ao Calvário e outra ao Céu. A ascensão ao Calvário, se não for alegre, deve ao menos ser resignada!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.