1. Proverbios de Salomón Un hijo sabio es la alegría de su padre; un hijo insensato es la amargura de su madre.

2. Los tesoros mal adquiridos no se aprovechan; una vida honrada, en cambio, libra de la muerte.

3. Yavé no quiere que el justo padezca de hambre, pero deja a los malvados insatisfechos.

4. La mano perezosa atrae la pobreza; la mano diligente se enriquece.

5. El hombre prevenido cosecha cuando es verano; pero es muy tonto el que duerme durante la cosecha.

6. Las bendiciones descenderán sobre la cabeza del justo, pero los gritos de los malvados quedarán ahogados.

7. La memoria del justo será bendecida, pero el nombre de los malvados se pudrirá.

8. El hombre de corazón sabio acepta los consejos, mientras que el pretencioso corre a su perdición.

9. El que camina con integridad va seguro, pero el que toma caminos equivocados pronto será desenmascarado.

10. Un guiño de ojo te acarrea problemas, un reproche restablecerá la paz.

11. La boca del hombre bueno es un manantial de vida, la de los malvados disimula la violencia.

12. El odio suscita las peleas, el amor perdona cualquier falta.

13. En los labios del hombre inteligente sólo hay sabiduría, la espalda del insensato merece palos.

14. Los sabios atesoran el saber, la boca del tonto derrama la desgracia.

15. La fortuna del rico le sirve de defensa, la pobreza del indigente provoca su desgracia.

16. Los trabajos del hombre honrado son sustento para su vida; las ganancias del malvado serán su ruina.

17. Respetar las advertencias es caminar a la vida, no hacer caso de la corrección es perder su camino.

18. El que disimula su odio es un farsante, el que difunde la calumnia es un insensato.

19. En el mucho hablar no faltará el pecado, el que refrena sus labios es prudente.

20. El justo habla: es plata fina; los pensamientos del malvado: nada valen.

21. Muchos se alimentan de las palabras del justo, mientras que los insensatos mueren por su propia estupidez.

22. Lo que enriquece es la bendición de Yavé; tus esfuerzos no le añaden nada.

23. Al insensato le gusta meditar el mal, y al hombre prudente, cultivar la sabiduría.

24. Lo que el malvado temía le sucede; lo que el justo deseaba se le concede.

25. Pasada la tormenta, el malo ha desaparecido, pero el justo permanece para siempre.

26. Vinagre para los dientes, humo en los ojos, eso es el flojo para su patrón.

27. El temor de Yavé te prolongará tus días; los años del malvado serán acortados.

28. Después de haber esperado, el justo experimentará la alegría, pero la espera de los malvados será en vano.

29. Yavé previó un refugio para el hombre íntegro, y la ruina para los que hacen el mal.

30. El justo puede perturbarse pero no para siempre, los malos en cambio no ocuparán la tierra.

31. La sabiduría sale de la boca de los justos; la lengua mentirosa será arrancada.

32. La bondad se hospeda en los labios del justo, y la corrupción, en la boca de los malvados.



Livros sugeridos


“A mansidão reprime a ira.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.