1. Cuando los hijos de Israel terminaron de conquistar el territorio, instalaron en Silo la Tienda de las Declaraciones divinas y celebraron ahí una asamblea.

2. Quedaban siete tribus que no habían recibido todavía su parte de la herencia.

3. Josué les dijo: «¿Hasta cuándo descuidarán la conquista del país que les ha dado Yavé, Dios de sus padres?

4. Elijan a tres hombres de cada tribu; yo los enviaré a recorrer el país para que los podamos repartir según la descripción que nos traigan de él.

5. Se dividirá el país en siete partes, pues Judá tiene su territorio al sur, y la gente de José, el suyo al norte.

6. Ustedes prepararán una repartición del país en siete partes y me la traerán. Después haré la repartición mediante sorteo aquí mismo, delante de Yavé.

7. Los levitas no tendrán parte al lado de sus hermanos, pues ya recibieron su herencia al ser sacerdotes de Yavé. En cuanto a los de Gad y de Rubén y de la media tribu de Manasés, ya recibieron de Moisés su parte al oriente del Jordán.»

8. Los exploradores estaban listos para salir cuando Josué les dijo: «Vayan y recorran la tierra y tomen nota de todo; luego vuelvan a mí a este lugar, y echaré suertes delante de Yavé en Silo.»

9. Los hombres fueron y anduvieron por el país y lo describieron, dividiéndolo con sus ciudades en siete partes. Cuando volvieron al campamento de Silo,

10. Josué sorteó y repartió el país entre los hijos de Israel.

11. Los hijos de Benjamín, distribuidos por familias, fueron los primeros favorecidos por la suerte, con una parte del terreno situado entre los hijos de Judá y los hijos de José.

12. Se extendía por el norte desde el Jordán; la frontera seguía por Jericó y subía a los cerros hacia el occidente, llegando al desierto de Betaven.

13. Luego pasaba al sur de Luz, conocido como Betel, y bajaba a Atarot-Adar, cerca del cerro situado al sur de Bet-Horón de Abajo.

14. Desde aquí la frontera tuerce y vuelve en dirección del suroeste, desde el cerro frente a Bet-Horón hasta Cariat-Baal, llamada también Cariatiarim, ciudad de los hijos de Judá. Este era el lado occidental.

15. Por el sur, la frontera empieza desde Cariatiarim, y dirigiéndose al oeste llega hasta la fuente de las aguas de Neftoa,

16. después desciende hasta el cabo del monte, que mira al valle del hijo de Hinom, la cual está en la llanura de Rafaím al norte; de aquí baja al valle de Hinom, pasando por el Hombro del Jebuseo, al sur, hasta la Fuente de Rogel;

17. avanzando hacia el norte, sale a Ensemes, corre después hasta los cerros que están frente a la subida de Adommin,

18. de donde desciende a la piedra de Boén, hijo de Rubén;

19. pasa por Kafet delante de la Arabá, hacia el norte, y desciende a la Arabá. Hacia el norte se extiende más allá de Bet-Hagla; y termina en la extremidad septentrional del mar Salado, en la desembocadura del Jordán que mira al sur. Esta es la frontera del sur, mientras

20. el Jordán limita al país por el oriente. Esta fue la parte de herencia de los hijos de Benjamín, según sus familias, definida por sus límites.

21. Las ciudades de los hijos de Benjamín fueron: Jericó y Bet-Hagla, y el Valle de Casis,

22. Bet-Arabá, Semareím, Betel,

23. Avim, Afara y Ofra,

24. la ciudad de Emona, Ofni y Geba; doce ciudades con sus aldeas.

25. Gabaón, Ramá, Berot,

26. Misfe, Cafira, Amosa,

27. Recem, Jirfel, Tarela,

28. Sela, Elef, Jebús, que es Jerusalén, Guibea, y Cariat; catorce ciudades con sus aldeas. Esta es la parte de la herencia de los hijos de Benjamín, según sus familias.



Livros sugeridos


“Um dia você verá surgir o infalível triunfo da justiça Divina sobre a injustiça humana”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.