25. Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fortaleza de los hombres.




“Não sejamos mesquinhos com Deus que tanto nos enriquece.” São Padre Pio de Pietrelcina