5. Aquel año, se había elegido como jueces a dos ancianos del pueblo. A ellos se refiere la palabra del Señor: "La iniquidad salió en Babilonia de los ancianos y de los jueces que se tenían por guías del pueblo".




“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina