36. Los ancianos dijeron: "Mientras nos paseábamos solos por el jardín, esta mujer entró allí con dos servidoras; cerró la puerta y después hizo salir a las servidoras.




“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina