15. Una vez, mientras ellos aguardaban una ocasión favorable, Susana entró como en los días anteriores, acompañada solamente por dos jóvenes servidoras, y como hacía calor, quiso bañarse en el jardín.




“Não sejamos mesquinhos com Deus que tanto nos enriquece.” São Padre Pio de Pietrelcina