17. Dios las colocó en lo alto de los cielos para iluminar la tierra,





O maldito “eu” o mantém apegado à Terra e o impede de voar para Jesus. São Padre Pio de Pietrelcina