35. El rey daba ese líquido a quienes quería favorecer, y ellos se lo retribuían con regalos.





“Apóie-se, como faz Nossa Senhora, à cruz de Jesus e nunca lhe faltará conforto”. São Padre Pio de Pietrelcina