13. su jefe partió para Persia con un ejército al parecer invencible, pero los sacerdotes de la diosa Nanea le tendieron una trampa y lo mataron en su templo.





“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina