34. Sesán no tuvo hijos, sino hijas; él tenía también un esclavo egipcio que se llamaba Iarjá,





“Não se desencoraje, pois, se na alma existe o contínuo esforço de melhorar, no final o Senhor a premia fazendo nela florir, de repente, todas as virtudes como num jardim florido.” São Padre Pio de Pietrelcina