Fondare 94 Risultati per: cuales

  • Luego el rey de Egipto se dirigió a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifrá y la otra Púa; les dijo: (Exodo 1, 15)




  • Yavé le dijo, asimismo: «Cuando regreses a Egipto, harás delante de Faraón todos los prodigios para los cuales te he dado poder. Pero yo haré que se ponga porfiado y no dejará partir a mi pueblo. (Exodo 4, 21)

  • Faraón entonces llamó a sus sabios y brujos, los cuales hicieron algo semejante con sus fórmulas secretas; (Exodo 7, 11)

  • Faraón replicó: «¡Que Yavé los ayude! ¡Espérense que los voy a dejar partir con sus niños! ¡Se ve cuáles son sus malas intenciones! (Exodo 10, 10)

  • y ni siquiera sabemos cuáles animales hemos de ofrecer hasta que lleguemos al lugar.» (Exodo 10, 27)

  • Mi Angel irá delante de ti y te introducirá en el país del amorreo, del heteo, del fereceo, del cananeo, del jeveo y del jebuseo, a los cuales yo exterminaré. (Exodo 23, 23)

  • Harás asimismo cincuenta hebillas de bronce, mediante las cuales se traben las presillas para que se forme un solo toldo. (Exodo 26, 11)




  • Harás asimismo tablones de madera de acacia para la Morada, cada uno de los cuales estará derecho; (Exodo 26, 15)

  • para los cuales harás cuarenta basas de plata, de suerte que dos basas sustenten los dos ángulos de cada tablón. (Exodo 26, 19)

  • los cuales tendrán cuarenta basas de plata: dos basas debajo de cada tablón. (Exodo 26, 21)

  • Cubrirás de oro los tablones y los travesaños y harás para ellos argollas de oro, por las cuales pasarán los travesaños. (Exodo 26, 29)

  • Propondrás este trabajo a todos esos hombres expertos a los cuales he llenado yo del espíritu de inteligencia. Harán las vestiduras de Aarón para que sea consagrado como sacerdote mío. (Exodo 28, 3)




“Não queremos aceitar o fato de que o sofrimento é necessário para nossa alma e de que a cruz deve ser o nosso pão cotidiano. Assim como o corpo precisa ser nutrido, também a alma precisa da cruz, dia a dia, para purificá-la e desapegá-la das coisas terrenas. Não queremos entender que Deus não quer e não pode salvar-nos nem santificar-nos sem a cruz. Quanto mais Ele chama uma alma a Si, mais a santifica por meio da cruz.” São Padre Pio de Pietrelcina