34. Cuando un hombre va al extranjero y deja su casa, entrega responsabilidades a sus sirvientes, cada cual recibe su tarea, y al portero le exige que esté vigilante.




“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina