5. Se lo comunicaron a David y envió gente a su encuentro porque los hombres estaban cubiertos de vergüenza; el rey les mandó a decir: «Quedaos en Jericó hasta que os crezca la barba; después volveréis.»





“A sua casa deve ser uma escada para o Céu”. São Padre Pio de Pietrelcina