19. Y atardeció y amaneció: día cuarto.





“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina