15. y valgan de luceros en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra.» Y así fue.





O maldito “eu” o mantém apegado à Terra e o impede de voar para Jesus. São Padre Pio de Pietrelcina