17. y luego puso en las manos de Jacob el guiso y el pan que había preparado.




“Feliz a alma que atinge o nível de perfeição que Deus deseja!” São Padre Pio de Pietrelcina