37. Entró ella y, cayendo a sus pies, se postró en tierra y salió llevándose a su hijo.





“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina