30. Pero la madre del niño dijo: «Vive Yahveh y vive tu alma, que no te dejaré.» El pues, se levantó y se fue tras ella.





“A sua casa deve ser uma escada para o Céu”. São Padre Pio de Pietrelcina