24. Todo el mundo quería ver el rostro de Salomón para oír la sabiduría que Dios había puesto en su corazón.





“Ouço interiormente uma voz que constantemente me diz: Santifique-se e santifique!” São Padre Pio de Pietrelcina