27. Era este niño lo que yo suplicaba al Señor, y él me concedió lo que le pedía.





“Viva feliz. Sirva ao Senhor alegremente e com o espírito despreocupado.” São Padre Pio de Pietrelcina