23. Y vivió Serug, después de engendrar a Najor, doscientos años, y engendró hijos e hijas.





“Temos muita facilidade para pedir, mas não para agradecer”. São Padre Pio de Pietrelcina