37. Entonces una mujer pecadora que vivía en la ciudad, al enterarse de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de perfume.




“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina