Trouvé 107 Résultats pour: eternamente

  • Israel, bendice al Señor, ¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente! (Daniel 3, 83)

  • Sacerdotes del Señor, bendigan al Señor, ¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente! (Daniel 3, 84)

  • Servidores del Señor, bendigan al Señor, ¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente! (Daniel 3, 85)

  • Espíritus y almas de los justos, bendigan al Señor, ¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente! (Daniel 3, 86)

  • Santos y humildes de corazón, bendigan al Señor, ¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente! (Daniel 3, 87)

  • Ananías, Azarías y Misael, bendigan al Señor, ¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente! (Daniel 3, 88)

  • Al cabo de los días fijados, yo, Nabucodonosor, levanté mis ojos hacia el cielo, y recobré la razón. Entonces bendije al Altísimo, glorifiqué y celebré al que vive eternamente, cuyo dominio es un dominio eterno y cuyo reino dura de generación en generación. (Daniel 4, 31)

  • La reina, enterada de las palabras del rey y de sus dignatarios, entró en la sala del banquete y, tomando la palabra, dijo: "¡Viva el rey eternamente! Que tus pensamientos no te llenen de espanto y no cambies de color. (Daniel 5, 10)

  • Los ministros y los sátrapas acudieron precipitadamente al rey y le hablaron así: "¡Viva eternamente el rey Darío! (Daniel 6, 7)

  • Daniel dijo al rey: "¡Viva el rey eternamente! (Daniel 6, 22)

  • Yo oí al hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas del río. Él alzó su mano derecha, y su mano izquierda hacia el cielo y juró por aquel que vive eternamente: "Pasará un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo; y cuando se haya acabado de aplastar la fuerza del pueblo santo, se acabarán también todas estas cosas". (Daniel 12, 7)

  • Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo». (Juan 6, 51)


Uma filha espiritual perguntou a Padre Pio: “O Senhor cura tantas pessoas, por que não cura esta sua filha espiritual?” Padre Pio respondeu-lhe em voz baixa: “E não nos oferecemos a Deus?” São Padre Pio de Pietrelcina