3. Nos abandonaron: parece que nada quedó de ellos. Pero, en realidad, entraron en la paz.




“Sigamos o caminho que nos conduz a Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina