34. y un macho cabrío como sacrificio por el pecado; además del holocauso perpetuo y de su oblación y su libación.




“Diante de Deus ajoelhe-se sempre.” São Padre Pio de Pietrelcina