34. y un macho cabrío como sacrificio por el pecado; además del holocauso perpetuo y de su oblación y su libación.




“Pode-se manter a paz de espírito mesmo no meio das tempestades da vida”. São Padre Pio de Pietrelcina