61. De allí pasó a Gaza donde los habitantes le cerraron las puertas. Entonces la sitió y entregó sus arrabales a las llamas y al pillaje.

61




“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina