31. Vio Dios cuanto había hecho, y todo estaba muy bien. Y atardecío y amaneció: día sexto.





“Pode-se manter a paz de espírito mesmo no meio das tempestades da vida”. São Padre Pio de Pietrelcina