9. por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no está encadenada.





“Que Jesus o mergulhe no esplendor da Sua imortal juventude.” São Padre Pio de Pietrelcina