17. Pero las parteras tuvieron temor de Dios, y en lugar de acatar la orden que les había dado el rey de Egipto, dejaban con vida a los varones.





“A oração é a efusão de nosso coração no de Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina