Löydetty 121 Tulokset: jóvenes

  • Y así murió, dejando no sólo a los jóvenes, sino a la mayor parte de la nación un ejemplo de nobleza y un monumento de virtud y fortaleza con su muerte. (II Macabeos 6, 31)

  • Pero al amanecer del día quinto, veinte jóvenes de las tropas del Macabeo, encendidos de indignación por las blasfemias, se subieron valerosamente sobre la muralla y mataron a cuantos cayeron en sus manos. (II Macabeos 10, 35)

  • Después se dirigió a Efrón, ciudad fuerte donde vivía Lisias y una población cosmopolita. Jóvenes robustos, alineados sobre los muros, se defendían con valor y brío, abundantemente provistos de proyectiles y de máquinas. (II Macabeos 12, 27)

  • Llegó con su ejército y acampó cerca de Modín. Les dio esta contraseña: "Victoria de Dios"; y en seguida, con un puñado de jóvenes, los más selectos y valerosos, cayó por la noche sobre la tienda del rey y acuchilló hasta dos mil hombres y el mayor de los elefantes con la gente que llevaba encima. (II Macabeos 13, 15)

  • Animados con estas palabras de Judas, sumamente bellas y aptas para enardecer los corazones de los jóvenes, determinaron no estarse a la espera en el campo, sino más bien lanzarse valerosamente y luchar con todo brío; y así decidieron la causa, pues peligraba la ciudad, las cosas santas y el templo. (II Macabeos 15, 17)

  • para hacer sagaces a los jóvenes inexpertos y darles ciencia y prudencia; (Proverbios 1, 4)

  • "¿Hasta cuándo, jóvenes inexpertos, amaréis la inexperiencia, los insolentes se deleitarán en la insolencia, y los necios aborrecerán la ciencia? (Proverbios 1, 22)

  • entre los jóvenes faltos de experiencia vi un muchacho desprovisto de sentido. (Proverbios 7, 7)

  • Jóvenes inexpertos, aprended la prudencia; y vosotros, necios, entrad en cordura. (Proverbios 8, 5)

  • "Jóvenes inexpertos, venid aquí". A los insensatos ella les dice: (Proverbios 9, 4)

  • "Jóvenes inexpertos, venid aquí". A los insensatos ella les dice: (Proverbios 9, 16)

  • La gloria de los jóvenes es su vigor; el ornato de los ancianos, los cabellos blancos. (Proverbios 20, 29)


“Caminhe com alegria e com o coração o mais sincero e aberto que puder. E quando não conseguir manter esta santa alegria, ao menos não perca nunca o valor e a confiança em Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina