Löydetty 1851 Tulokset: Hijo

  • Historia de Isaac, hijo de Abrahán: Abrahán engendró a Isaac, (Génesis 25, 19)

  • Isaac era ya viejo y se había quedado ciego. Llamó a su hijo mayor, Esaú, y le dijo: "¡Hijo mío!". "Aquí estoy", respondió él. (Génesis 27, 1)

  • Rebeca había estado escuchando lo que Isaac decía a su hijo Esaú; y, tan pronto como éste se fue al campo en busca de caza para su padre, (Génesis 27, 5)

  • llamó a su hijo Jacob y le dijo: "Acabo de oír a tu padre decir a tu hermano: (Génesis 27, 6)

  • Hijo mío, escúchame y haz lo que te mando. (Génesis 27, 8)

  • Su madre le respondió: "Tu maldición, hijo mío, caiga sobre mí. Tú obedéceme; ve y tráeme los cabritos". (Génesis 27, 13)

  • Tomó después Rebeca vestidos de Esaú, su hijo mayor, los más bonitos que tenía en casa, y se los puso a Jacob, su hijo menor. (Génesis 27, 15)

  • Jacob se acercó a su padre y le dijo: "¡Padre!". "Aquí estoy, respondió él. ¿Quién eres, hijo mío?". (Génesis 27, 18)

  • Isaac dijo a su hijo: "¿Cómo la has encontrado tan pronto, hijo mío?". Él respondió: "Porque el Señor, tu Dios, me la ha puesto en las manos". (Génesis 27, 20)

  • Isaac dijo a Jacob: "Acércate, hijo mío, para que yo te palpe, a ver si eres mi hijo Esaú o no". (Génesis 27, 21)

  • Pero todavía insistió: "¿Eres tú de verdad mi hijo Esaú?". Y respondió: "Sí, yo soy". (Génesis 27, 24)

  • Después Isaac, su padre, le dijo: "Ahora acércate y bésame, hijo mío". (Génesis 27, 26)


“No tumulto das paixões terrenas e das adversidades, surge a grande esperança da misericórdia inexorável de Deus. Corramos confiantes ao tribunal da penitência onde Ele, com ansiedade paterna, espera-nos a todo instante.” São Padre Pio de Pietrelcina