Löydetty 131 Tulokset: malvados

  • Él protege los pasos de sus fieles, pero los malvados desaparecerán en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza. (I Samuel 2, 9)

  • Con mucha más razón, ahora que unos hombres malvados han matado a un inocente en su propia casa y sobre su lecho, ¿no tendré que pedirles cuenta de su sangre y borrarlos de la tierra?". (II Samuel 4, 11)

  • En cuanto a los malvados, son todos como espinas que se tiran y no se las recoge con la mano: (II Samuel 23, 6)

  • Hagan sentar enfrente a dos malvados, que atestigüen contra él, diciendo: ‘Tú has maldecido a Dios y al rey’. Luego sáquenlo afuera y mátenlo a pedradas". (I Reyes 21, 10)

  • En seguida llegaron dos malvados que se le sentaron enfrente y atestiguaron contra él diciendo: "Nabot ha maldecido a Dios y al rey". Entonces lo sacaron fuera de la ciudad y lo mataron a pedradas. (I Reyes 21, 13)

  • Allí, los malvados dejan de agitarse, allí descansan los que están extenuados. (Job 3, 17)

  • Sorprende a los sabios en su propia astucia y el plan de los malvados se deshace rápidamente. (Job 5, 13)

  • Así, el débil recupera la esperanza y los malvados cierran la boca. (Job 5, 16)

  • No, Dios no desdeña al hombre íntegro, ni toma de la mano a los malvados. (Job 8, 20)

  • Los que te odian se cubrirán de vergüenza, y la carpa de los malvados no existirá más. (Job 8, 22)

  • ¿Es un placer para ti oprimir, despreciar la obra de tus manos y favorecer el designio de los malvados? (Job 10, 3)

  • Pero los ojos de los malvados se consumen, les falta todo refugio y el último suspiro será su única esperanza. (Job 11, 20)


“É necessário manter o coração aberto para o Céu e aguardar, de lá, o celeste orvalho.” São Padre Pio de Pietrelcina