L√∂ydetty 281 Tulokset: ŅAcaso

  • Rub√©n les respondi√≥: "¬ŅAcaso no les advert√≠ que no cometieran ese delito contra el muchacho? Pero ustedes no quisieron hacer caso, y ahora se nos pide cuenta de su sangre". (G√©nesis 42, 22)

  • y entonces Jos√© les pregunt√≥: "¬ŅQu√© manera de proceder es esta? ¬ŅAcaso ustedes ignoraban que un hombre como yo sabe recurrir a la adivinaci√≥n?". (G√©nesis 44, 15)

  • Pero Jos√© les respondi√≥: "No tengan miedo. ¬ŅAcaso yo puedo hacer las veces de Dios? (G√©nesis 50, 19)

  • Pero este le respondi√≥: "¬ŅQui√©n te ha constituido jefe o √°rbitro nuestro? ¬ŅAcaso piensas matarme como mataste al egipcio?". Mois√©s sinti√≥ temor y pens√≥: "Por lo visto, el asunto ha trascendido". (Exodo 2, 14)

  • El Se√Īor se enoj√≥ con Mois√©s y exclam√≥: "¬ŅAcaso no tienes a tu hermano Aar√≥n, el levita? Yo s√© que √©l tiene facilidad de palabra. Ahora justamente viene a tu encuentro, y al verte se llenar√° de alegr√≠a. (Exodo 4, 14)

  • ¬ŅAcaso he sido yo el que concibi√≥ a todo este pueblo, o el que lo dio a luz, para que me digas: ‚ÄėLl√©valo en tu regazo, como la nodriza lleva a un ni√Īo de pecho, hasta la tierra que juraste dar a sus padres‚Äô? (N√ļmeros 11, 12)

  • Pero el Se√Īor respondi√≥ a Mois√©s: "¬ŅAcaso hay un l√≠mite para el poder del Se√Īor? En seguida ver√°s si lo que acabo de decirte se cumple o no". (N√ļmeros 11, 23)

  • Pero Mois√©s le respondi√≥: "¬ŅAcaso est√°s celoso a causa de m√≠? ¬°Ojal√° todos fueran profetas en el pueblo del Se√Īor, porque √©l les infunde su esp√≠ritu!". (N√ļmeros 11, 29)

  • "¬ŅAcaso el Se√Īor ha hablado √ļnicamente por medio de Mois√©s?, dec√≠an. ¬ŅNo habl√≥ tambi√©n por medio de nosotros?". Y el Se√Īor oy√≥ todo esto. (N√ļmeros 12, 2)

  • El asna le respondi√≥: "¬ŅAcaso yo no soy tu asna, la que siempre has montado hasta el d√≠a de hoy? ¬ŅAcostumbro yo a tratarte de ese modo?". √Čl respondi√≥: "No". (N√ļmeros 22, 30)

  • y le dijo: "Yo te mand√© a llamar urgentemente. ¬ŅPor qu√© no quer√≠as venir? ¬ŅAcaso no dispongo de medios para colmarte de honores?". (N√ļmeros 22, 37)

  • Dios no es un hombre, para mentir; ni es un mortal, para desdecirse: ¬ŅAcaso √©l dice y no hace, promete una cosa y no cumple? (N√ļmeros 23, 19)


‚ÄúQue Jesus o aperte sempre mais ao Seu divino cora√ß√£o. Que Ele o alivie no sofrimento e lhe d√™ o abra√ßo final no Para√≠so.‚ÄĚ S√£o Padre Pio de Pietrelcina