23. Después del nacimiento de Najor, Serug vivió doscientos años y tuvo otros hijos e hijas.





“De que vale perder-se em vãos temores?” São Padre Pio de Pietrelcina