4. Dios vio que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas.





“Viva feliz. Sirva ao Senhor alegremente e com o espírito despreocupado.” São Padre Pio de Pietrelcina