3. hasta el punto de que Seleuco, rey de Asia, proveía con sus propias rentas a todos los gastos necesarios para el servicio de los sacrificios.




“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina